Saltar al contenido
Dolce Gelucha

Cheesecake de frutas del bosque sin horno

Hola!!! Es postre de hoy es ideal para el verano porque no necesitamos encender el horno y encima es un cheesecake con un sabor excepcional y una textura muy delicada.

A mi no me suelen gustar los postres con gelatina porque en boca no me agradan pero este queda similar a una mousse  y está muy rico.

Para hacerlo es necesario un molde desmoldable de 15′ y el mío es un Push Pan que desmoldó de película, pero se puede usar cualquiera que tengáis en casa.

 

Las galletas de la base  pueden ser las más que les gusten, en mi caso he usado unas del Lidl sin azúcar y con avena y arándanos que están muy buenas  y no tienen frutos secos.

La fruta del bosque son bolsas congeladas que compro en Mercadona o en el Lidl.

Ahí va la receta.

INGREDIENTES:

  • 100g de galletas (al gusto de ustedes)
  • 30g de mantequilla derretida
  • 50g de frutas del bosque congeladas
  • 15g de azúcar
  • 6g de gelatina en hojas (casi 3 hojas)
  • 100g de queso Philadelphia
  • 30g de azúcar
  • 2 yogures cremoso 0% edulcorado
  • 100g de nata al 35% materia grasa
  • 20g de azúcar
  • Zumo de 1 limón grande

ELABORACIÓN:

  1. En un procesador metemos las galletas y las molemos. Yo las meto en una bolsa de congelación y les doy con un rodillo y las muelo igual.
  2. Derrito la mantequilla en el microondas y las mezclo con las  galletas para que queden pastosas
  3. La aplastamos bien por todo el fondo del molde y refrigeramos.
  4. Pasamos las frutas del bosque a un cazo con los 15g de azúcar y vamos moviendo hasta que casi quede una mermelada con trocitos. Reservamos.
  5. En un bol con agua fría ponemos las hojas de gelatina a hidratar.
  6. En un cuenco ponemos el queso con los 30g de azúcar y batimos.
  7. Añadimos los dos yogures y volvemos a batir hasta que nos quede una crema sedosa.
  8. En otro cuenco semimontamos la nata con los 20g de azúcar, yo uso un aparato de Tupperware que es todo un descubrimiento porque me la monta en segundos.
  9. Vertemos la nata en el cuenco del queso y los yogures y mezclamos bien con movimientos envolventes.
  10. Exprimimos un limón grande y le echamos el zumo y volvemos a batir.
  11. Escurrimos la gelatina hidratada y la pasamos a una taza para derretirla en el microondas unos segundo.
  12. La echamos en la mezcla y mezclamos bien.
  13. Sacamos el molde de la nevera y vertemos más o menos  la mitad de la mezcla y refrigeramos unos 30 minutos.
  14. La fruta del cazo la añadimos al resto y cuando hayan pasado los 30 minutos la vertemos por encima de la mezcla blanca del molde que teníamos en la nevera que ya estará más firme.
  15. Refrigeramos unas 4 horas o de un día para otro, como es mi caso.
  16. Decorar con frutas del bosque.

En definitiva una tarta muy cremosa que en verano y en invierno nos viene ideal. Ya me contarán. En Instagram soy @dolce_gelucha

No olviden ser muy muy felices.